Kukulcán




Kukulcán
(941)
Quetzalcóatl Maya

En el año 980, Itzaes y Xiues acordaron fundar una liga o confederación que se llamó de Mayapán, por haber establecido su capital en la población de ese nombre, la que fue rodeada de una ancha muralla, erigiéndose dentro de ella templos y palacios para los sacerdotes y señores de la alta jerarquía que habría de reinar desde allí. El país tomó, igualmente, el nombre de Mayapán y sus habitantes fueron llamados Mayas. A ese lugar llegó, en el año 1120, un grupo de gentes extrañas, venidas de occidente, que dijeron ser Toltecas y venir desde una gran ciudad, llamada Tula o " Ciudad de los Tulares ", guiadas por un extraño personaje.


Este era un hombre alto y barbado, de color algo más blanco que sus acompañantes, que eran gentes instruidas y civilizadas, que al establecerse en Mayapán influyeron poderosamente en las costumbres, la religión y la cultura en general. El extraño caudillo, se llamaba así mismo Quetzalcóatl, cuyo nombre significaba " serpiente con plumas ", por lo que, al traducir su nombre a la lengua Maya, fue llamado Kukulcán, que igualmente significa " Serpiente Emplumada ", Kukulcán era ya un hombre viejo y venerable, que tenía una gran experiencia administrativa y sostenía grandes principios morales y filosóficos, por lo cual ayudó a gobernar al Mayab.
Muchos creen que ese personaje misterioso no era otro que el último rey Tolteca. Ce Aaiecatl Topiltzin, quien huyera de Tula en el año 1116, al sobrevenir la destrucción de la ciudad por los Chichimecas. El caso es que los Mayas, viendo su sabiduría, lo llamaran a su gobierno confederado, en el cual Kukulcán, con gran sabiduría, separó el gobierno político del religioso, confiando el primero a la noble familia Coccom, de Mayapán, y el segundo a los Chenes, de Izamal. Expidió leyes sabias e inteligentes, reglamentos, pero instituyó también los sacrificios humanos.
Después de residir algunos años en Mayapán, inmortalizando su recuerdo con un gran templo, Kukulcán abandonó Yucatán, y al pasar por Champotón Erigió otro templo, semejante al de Mayapán, donde se le recordara, perdiéndose su rastro en la costa, por lo que se dijo había ido al mar, dando lugar al hermosa leyenda de Quetzalcóatl y el Lucero. Kukulcán también es nombrado en Yucatán con otros nombres, entre ellos el de Nacxitl, que significa " Pie - cuatro caminos ", es decir, el aventurero y andariego de todos los vientos, que se refiere a las grandes correrías del legendario personaje, desde su llegada hasta su desaparición.
También se le llama Hunaac - Ceel, que significa " Terror Grande ", por el respeto que infundió en sus contemporáneos; con tal nombre aparece en las Crónicas Mayas, que dan cuenta de su intervención política, todavía en el año 1191, aunque seguramente se trata de otro personaje distinto al primitivo Kukulcán. Un manuscrito que lleva el nombre del pueblo de Tizimín, revela que Hunaac - Ceel es Quetzalcóatl o Kukulcán, y cuenta que cuando Hunaac - Ceel llegó del Valle de México, acompañado de Toltecas, era un sumo sacerdote que se sometió a la prueba de ser arrojado al Gran Cenote Sagrado, sobreviviendo a ello, cuando todos morían. Por ello fue elegido supremo sacerdote y se le construyó un templo para ser adorado.
En el templo del Hombre Barbado, que forma el lado norte del Juego de Pelota de Chichen - Itzá Kukulcán está sentado y lleva larga y flotante barba. Su indumentaria es sencilla, pero lleva un emblema propio; la Serpiente Emplumada, que es el signo Azteca o Nahua de Quetzalcóatl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores